Viernes 24 Mayo, 2013
       
 
         
 
 
CULTURA
 
Abordan la experiencia de alfabetización de los pueblos zapatistas
 

Presentan libro sobre autonomía
y educación indígena en La Maga

 

Jorge Sifuentes Cañas

   
 
 
CUERNAVACA. Sin pedir permiso o considerar a los “malos gobiernos”, los pueblos zapatistas se hacen cargo de escuelas primarias y secundarias, cursos de alfabetización para adultos y centros de capacitación de educadores, sostiene el sociólogo y antropólogo Bruno Baronnet en su libro Autonomía y educación indígena. Las escuelas zapatistas de la Selva Lacandona de Chiapas, México.
En este estudio sociológico, se contextualizan las propuestas educativas propias de las comunidades mayas en la lucha más amplia del zapatismo por la autonomía política, y se busca contribuir al conocimiento de las prácticas de educación de los movimientos indígenas latinoamericanos.
En la obra, Baronnet afirma que al poner en práctica formas de educación propia en Chiapas, “los municipios autónomos rebeldes zapatistas proponen proyectos de transformación de las políticas públicas. Así, apuestan a la descolonización de los conocimientos, buscando consolidar autonomías con compromisos colectivos, mediante la formación de conciencias críticas que fortalezcan el protagonismo activo de los pueblos”.
A través de su experiencia en las comunidades zapatistas, Bruno Baronnet detalla que el aporte de los proyectos educativos en esa región de Chiapas es no esperar nada de afuera, ya sea gobierno, iglesia o de las ONG. “Ellos mismos lograron abatir la mortalidad infantil y escolarizar a los niños en cada comunidad de la región zapatista. Hoy existen escuelas que atienden la demanda aunque la comunidad sea pequeña; pueden ser incluso familiares o vecinos los que impartan las clases. Creo que esa es la gran aportación de los pueblos, que no tienen que pedir permiso a nadie para echar a andar sus propios planes de desarrollo”, dice en la charla con La Jornada Morelos, luego de presentar su libro el martes por la tarde en el espacio cultural La Maga.
La gran lección -añade Baronnet- es confirmar que se puede hacer realidad lo que sostiene la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007) que permite “establecer y controlar sus sistemas e instituciones docentes que impartan educación en sus propios idiomas, en consonancia con sus métodos culturales de enseñanza y aprendizaje” (artículo 14). De igual forma, al involucrar a los pueblos se garantiza el “derecho a que la dignidad y diversidad de sus culturas, tradiciones, historias y aspiraciones queden debidamente reflejadas en la educación” (artículo 15).

De acuerdo con el autor, esto se traduce en el respeto a los conocimientos propios de las comunidades y sus formas de organización. “Podemos ver que en menos de 20 años se logró llevar a cabo una cobertura de los niños con una educación pertinente a nivel cultural que toma en cuenta las características y las especificidades de cada cultura, pero que también toma en cuenta el hecho de que tienen una identidad campesina y zapatista. Estos niños están aprendiendo sus derechos y aprendiendo a defender su territorio; ellos están ahí enseñando al resto del mundo, y más que nada a los otros pueblos de México y de América Latina, que sí se puede”.
Para el investigador, esto también muestra que es posible tener otro tipo de maestro “que no es el representante del gobierno en la comunidad sino que es representante del pueblo y a quien tiene que rendir las cuentas es a la Asamblea, porque tiene un cargo y no tiene una plaza que pueda heredar o no”.
Otro de los aportes -dice Bruno Baronnet antes de concluir- es que este tipo de educación, que en algunas partes se llama intercultural, no está reservada a los pueblos indígenas, “sino que todos los que vivimos en México y en el mundo podemos ser beneficiados con una educación apegada a las raíces; porque estas culturas nos pueden enriquecer mucho. Primero hay aprender las lenguas indígenas en la escuelas, en la propia UNAM, en las demás universidades; pero también aprender de las culturas para tener una educación que nos permita ser menos racistas”.
En la presentación del libro Autonomía y educación indígena. Las escuelas zapatistas de la Selva Lacandona de Chiapas, México; participaron con sus comentarios Rodolfo Stavenhagen, Aída Hernández Castillo, Pietro Ameglio, Rocato Bablot, Laura Bensasson -como moderadora- y el autor. También se presentó una muestra fotográfica de Jean Trinh.
Bruno Baronnet es investigador en Ciencias Sociales, asociado al Laboratorio de Antropología de las Instituciones y Organizaciones Sociales (EHESS, Francia), con un doctorado en Sociología por El Colegio de México y la Universidad de París (2009). Realizó en 2010-2012 una estancia de investigación posdoctoral en el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la Universidad Nacional Autónoma de México, en Morelos.

   
   
Ver Jornada Morelos en PDF
 
Jornada Morelos en PDF Ver Correo del Sur
 

Copyright © 2011 Editora de Medios de Morelos, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.